Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13 abril 2012

Hotel


Resulta importante disponer de tiempo
y espacios disponibles para la memoria

Porque al final de la jornada,
cuando se cierren los libros y se establezcan
los resultados,

de todas maneras lo que contará
no serán las millas acumuladas.
los números de tarjeta,
ni los nombres escritos en las solapas.

Lo que realmente determina, lo que establece
el balance,
son esas frases dichas contra las paredes de la noche.

El encuentro de los cuerpos y quizás,
cuando los aires se tornen propicios,

las promesas que perdieron su sentido contra el tiempo.

Anuncios

Read Full Post »


Uno se cree imbatible, capaz de medir lo infinito y atesorar lo insondable. El paso del tiempo nos tiende estas celadas, encubiertas bajo el alegre manto de la experiencia que asumimos tener aunque en realidad, la mejor de todas es la que aún no hemos sufrido. Puesto que la edad no tiene retroceso, nos obliga por fuerza a mirar en lontananza.

Es lo que algunos llaman resignación, yo jugando un poco a ser listo prefiero tildarla de “reasignación”. Así eludo mi responsabilidad con el porvenir de forma elegante y pretendo ser, como en la Línea 5 de cualquier hexagrama del I Ching, “un sabio que se aparta del mundanal ruido”.

Consulté por primera vez el Libro de las Transformaciones en el verano del 81. Utilizando el método occidental de las monedas, le hice cuanta pregunta pasó por mi mente sobre mi propio futuro, el de mi familia y el de mi país, con la obligada interrogante sobre el fin de la dictadura. Algunas se repitieron hasta el cansancio en busca no de la verdad, sino de lo que yo esperaba oir.

El oráculo, sin embargo, se mostró inmutable. Fiel a su condición esotérica, nunca brindó una respuesta precisa, sino que, para mi irritación y la de algunos amigos sumados casualmente al ejercicio de adivinanzas, jamás dio su brazo, o mejor dicho sus páginas, a torcer, y por el contrario, nos remitía incesantemente a buscar las respuestas en nuestra propia interpretación de sus palabras.

Tras más de tres horas de esfuerzos infructuosos por forzar nuestro propio destino a las veleidades de un libro, los cinco aprendices de hechicero decidimos pasar a otros menesteres más reconfortantes como consumir ron escuchando a Janis Joplin. Al final de la jornada, se impuso el nihilismo de “tomorrow never happens, it’s the same f…ing day”, sobre la promesa de un futuro tan impredecible como nuestra propia existencia.

Sucedió en agosto en el portal de mi casa en Santos Suárez, y como era de esperar, el destino nos llevó por diferentes derroteros. E.P. terminó de informante alcohólico de la Seguridad del Estado; R.R. de Ingeniero con carnet de un Partido sin comunistas; M.S. de ex funcionario “quedado”en Miami: J.G. de médico con un mundo a cuestas en La Habana y yo; de eterno contestatario aún buscando el sentido de mi existencia.

Al repasar este evento en lontananza, de cara a la visita de Benedicto XVI a La Habana, otro fenómeno enmarcado erróneamente en el campo de las soluciones esotéricas, encuentro que el destino de cualquier persona, y por añadidura de cualquier nación, no yace en la supuesta magia de un libro o la pretendida Santidad de una persona. Se forja en base a decisiones precisas y concretas de cada cual, muchas de las cuales se traducen en resultados que nos acompañan, o nos persiguen, durante toda la vida.

No por gusto el más renombrado de todos los artificios de adivinación, el Oráculo de Delfos, tenía a su entrada una inscripción que rezaba: Nosce te Ipsum (“Conócete a ti mismo”). Cuando aprendemos a conocernos a plenitud, con todos nuestros errores y aciertos, no hacen falta libros o seres iluminados para avizorar el destino.

Read Full Post »

Metropolis


Pasarán los años y la calle seguirá en ese mismo lugar,
Incólume y extendida como una pregunta
que serpentea sobre las ciudades
en su oscura sucesión de ríos de asfalto.
Los perros seguirán orinando sobre ella, marcarán nuevos territorios
hollados por otras suelas con renovada prisa.
Alguien buscará una sonrisa, contemplará unas piernas.
Y la nieve, cual supremo sacerdote de inesperada pureza,
se encargará de borrar las trazas con cada soplo de lluvia blanca.
Esta será la historia en Lodz; Ghent; Sofía; Varsovia y Plovdiv,
Roma, Glasgow, Berlin y Bruselas.
Nada escapa, ninguno de nuestros designios caerá en el olvido.
Porque al final nos iremos yendo sin saber que el mundo,
ese incierto espacio de promesas hilvanadas contra el tiempo,
nos guarda un epitafio en la gama de besos que han de sucedernos.

Read Full Post »


Hay que vestirse cada día

 

Tomar una ducha,

pensar en algo que nos eleva o atormenta.

No hay mejor soledad que la del espejo,

con esa mirada ausente de subterfugios,

proclamando sin cortapisas

la cruda verdad que nos acompaña.

 

Ante este acoso no caben medias tintas,

colores que abriguen nuestro desconsuelo.

No hay más remedio que recrear un paraíso en la sombra

y si queda tiempo,

entre el dolor y el peso de las circunstancias,

echar mano de algún deseo oculto,

alguna promesa incumplida,

como un eterno talismán de frescura.

 

En eso consiste precisamente el destino.

En estar condenado a la simplicidad de la existencia.

Read Full Post »