Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Cinco rondas y una misa


La primera trasmisión de una misa por la Virgen de la Caridad en la tv estatal cubana, está siendo dada a conocer a diestra y siniestra (nunca ha sido más apropiada la frase de marras) por las redes sociales. Abundan ya en la blogosfera, con esa trivialización del conocimiento que la caracteriza, las campanas al vuelo por el nuevo signo de apertura del Raulismo, a sólo días de la visita del Papa Francisco y a sólo horas de la quinta ronda de negociaciones entre Cuba y la Unión Europea, supuestamente centradas en el tema de los derechos humanos.

La ronda de negociaciones quise decir, no la visita Papal, que supuestamente es pastoral. Nunca ha sido más equivocado el término de marras, puesto que no hay mucho que pastorear en un país agobiado por la sequía, donde las vacas mueren por centenares, y la población continúa enfrascada en un escape sin precedentes desde el restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos. El rebaño, tanto humano como animal, disminuye a pasos agigantados en la Isla, puesto que evidentemente, no se moja con el agua que debería producir el tan cacareado “deshielo”.

“Eso habría que verlo, compay” diría Elpidio Valdés, caricaturesca representación del pueblo cubano, tanto de la apertura como sobre la afirmación de que los derechos humanos son un escollo en el diálogo entre Cuba y la Unión Europea. Si miramos las cosas de forma racional y desapasionada, hasta ahora la UE no ha hecho un solo pronunciamiento oficial sobre la represión del régimen a las Damas de Blanco, ganadoras del Premio Sajarov del Parlamento Europeo, algo que le corresponde de forma natural.

La dinámica de estas conversaciones, tanto con EU como UE, relega el tema de los derechos humanos a un mal necesario, una parada de poca monta en el camino a un objetivo “más ambicioso”, según ambas partes. La clásica “razón de estado” o maquiavélica, enmarcada en la frase “Paris bien vale una misa” de Enrique de Borbón, según la cual todo es válido, hasta convertirse al catolicismo, con tal de conquistar la meta codiciada.

“Europa bien vale una misa” dice el régimen al televisar por primera vez la homilía por la virgen de la Caridad, justo antes de comenzar la 5ta ronda con la Unión Europea, con perspectivas de una 6ta en noviembre y otras más en el 2016, hasta que se acepte como válida la visión castrista del tema, que consiste simplemente en que le dejen lidiar con el asunto como le venga en gana.

Nada fundamental sobre los derechos humanos se resolverá en estas rondas, que como bien dijo otro rey, en este caso del bolero, Agustín Lara: “no son buenas, hacen daño y dan pena”. Fieles a este postulado, hasta ahora, las de la UE y los EU, han traído más penas que glorias. Para ellos es también un problema de conversión, parada incómoda pero necesaria. La Habana bien vale cinco rondas, o una misa.

Anuncios

Read Full Post »


El jefe del equipo negociador de la Unión Europea con el gobierno cubano, Christian Leffler, anunció en una comparecencia ante el Congreso de Diputados de España que las negociaciones entre ambas partes continuarían, a pesar de las detenciones de activistas. El funcionario, que ostenta el cargo de Director para las Américas del Servicio Europeo de Acción Externa (es decir, la cancillería del Consejo de Europa) justificó el mantenimiento de las pláticas con La Habana porque según él, la política europea se caracteriza por ser “de diálogo, de contacto, aunque sea difícil a veces” o se desarrolle “a largo plazo”.

Leffler fue un poco más allá al afirmar que en la tercera ronda de negociaciones, a celebrarse a comienzos del mes de marzo se hablará de “derechos humanos, como de otros temas”, y que el acuerdo bilateral con la dictadura castrista debe incluir “cláusulas democráticas”, que aunque son “más o menos estándares”, se suelen “ajustar a la situación de cada país” y, que por tanto, en el caso cubano se hará lo mismo. Todo un tributo al lenguaje inocuo de la diplomacia, no sólo europea, sino también de otras naciones, con relación a Cuba y los derechos humanos y la democracia.

En estos temas no parece haber mucho de acción, sino más bien inacción externa. Leffler ha viajado unas cuantas veces a Cuba y hasta ahora, no ha mostrado ningún interés por reunirse ni siquiera con los ganadores del Premio Sajarov del Parlamento Europeo, quienes se supone sean los interlocutores en Cuba de la UE en este asunto. Mucho ruido y pocas nueces, o muchos viajes y pocos resultados.

En definitiva éste parece ser el signo de los tiempos con relación a Cuba, los viajes. Se transita hacia y desde Cuba, gentes se van y otras vienen, pero donde único no se transita es dentro de la Isla. Raúl sigue siendo un dictador, para los que no lo saben.

Nacy Pelosi y su delegación senatorial demócrata (por cierto la segunda en una semana); viaja a Cuba y suplanta a ambos gobiernos, el de Estados Unidos y Cuba, al anunciar la fecha exacta de la nueva ronda de negociaciones entre ambos países, el próximo 27 de febrero. ¿No debió corresponder este anuncio a Josefina Vidal y Roberta Jacobson? El corre corre es tan grande que ya no se sabe quién es quién.

Estamos asistiendo a una externalización y trivialización de la problemática cubana, con el objetivo de distraer la atención del foco del problema, que es la relación entre el régimen y el pueblo cubano.  Al proyectar los problemas de Cuba hacia el exterior, por medio de todo tipo de viajes, se proyectan también las soluciones hacia factores externos.  El águila no caza moscas y lo que está en juego es una carrera mercantilista por la plaza cubana, bajo el argumento simplista de que los negocios producen democracia. De acuerdo a esta lógica, todo debe supeditarse al gran tema de una supuesta prosperidad económica que nunca llega, puesto que la estructura política no lo permite.

En este marco de relaciones, o intereses, los problemas internos pasan a ser “daño colateral”. Al igual que en China o Viet Nam, el humo de las “reformas económicas” nubla la visión sobre el fuego de la explotación de  mano de obra semiesclava, violación de derechos humanos, y ausencia de un pleno Estado de Derecho. Al igual que el gobierno de los Estados Unidos, la Unión Europea continuará sus negociaciones con el gobierno cubano aunque continúe la represión contra los activistas porque sencillamente, ése no es su problema sino el de los activistas.

El interés “es un monstruo grande y pisa fuerte, toda la pobre inocencia de la gente” como dice la canción, y lo engulle todo, especialmente algo tan “insignificante” como los derechos humanos, de los cuales se puede hablar, pero no negociar. Para Gulli-Leffler y sus viajes, Cuba es el país de los enanos y la UE es el país de los gigantes. Lo mismo piensa Pelosi y EU.

Read Full Post »

Fuera del Juego


Fuera del Juego

Continúan las audiencias senatoriales y congresionales en los Estados Unidos sobre las nuevas políticas de la relación entre Cuba y Estados Unidos, con participación de activistas que viven en la Isla, y otros que viven fuera de ella. Sin lugar a dudas con más luces que sombras, puesto que al margen de algunas diferencias superficiales, todos los testimoniantes de la parte cubana, sin excepción, calificaron al Raulismo de dictadura e insistieron en que el nuevo marco de relaciones no necesariamente significa un cambio en el status quo dentro de Cuba.

Sin embargo, o con embargo, para el caso da lo mismo, no debemos dejar que los árboles nos impidan ver el bosque. La esencia del problema cubano radica dentro de la Isla, en la relación del pueblo cubano con la dictadura, y no en audiencias externas. La sucesión de presentaciones y testimonios ante cuerpos políticos extranjeros, llámense el Congreso de Estados Unidos, la Cumbre de las Américas o la Unión Europea, lo único que hace es acentuar la percepción de que el problema cubano se puede resolver desde el Exterior, la percepción misma que acaba de ser pulverizada por lo ocurrido el 17 de diciembre pasado. Lo que se cocinó en aquel entonces, y se sigue cocinando, es mantener al pueblo cubano como espectador de los acontecimientos, fuera del juego.

Nos enfrentamos entonces a una contradicción en términos, al enfatizar nuestra inclusión en un proceso que fue trabajado por 18 meses, ejecutado y anunciado precisamente tomando como base el secretismo y la marginación del pueblo cubano, tanto dentro de la Isla como en el Exilio. En la Historia reciente sobran los ejemplos de la futilidad de los llamados “consensos internacionales” sobre problemas domésticos o bilaterales. Si el mundo todavía no ha podido ponerse de acuerdo para resolver situaciones extremas como la amenaza de ISIS o Boko Haram, ¿cómo aspirar a un esfuerzo mundial en un tema como el de la violación a los derechos humanos en Cuba?

Al margen de los foros internacionales y los espacios virtuales, hay un debate menos retórico pero mucho más crudo y concreto que está tomando lugar en las calles del país, y hasta ahora se inclina del lado de las soluciones externas, como lo demuestra la reciente fuga de dos peloteros del equipo ¿Pinar del Río o Cuba? de la Serie del Caribe, y la verdadera avalancha migratoria que se está desatando por el temor al fin de la Ley de Ajuste Cubano. Curiosamente en este último punto coinciden, paradójicamente, el régimen castrista y algunos de sus opositores, tanto dentro de la Isla como en el Congreso de Estados Unidos.

Un ejemplo de cómo la retórica política oscurece la visión realista de los problemas, y distancia a quienes la emplean de quienes se supone que deban servir, que es el pueblo cubano. El pragmatismo indica que si el régimen pide la eliminación de la Ley y el pueblo cubano su continuidad, lo lógico sería que la oposición apoyara su mantenimiento, si es que está del lado de pueblo. Eso sin contar que la eliminación de la Ley de Ajuste significaría, en términos de política exterior estadounidense, una declaración del fin del sistema dictatorial comunista en Cuba, justamente el objetivo principal de los esfuerzos diplomáticos del raulismo.

La oposición debe romper ese marco de referencia externa y convertirse en la referencia del cambio en Cuba, cambiando la orientación y viajando más al interior que al Exterior del país. Sobran los planes de futuros eventos fuera de Cuba pero hasta ahora no se vislumbra ningún plan de divulgación nacional con viajes alrededor de Cuba, estilo Gandhi, Otpor, Martin Luther King, etc. Podemos seguir como siempre repitiendo los consabidos argumentos de que “Cuba es diferente, etc”, pero la proyección interna y la articulación de fuentes autosostenibles dentro del teatro de operaciones, son elementos básico de la conformación de cualquier movimiento. Faltan ahora las audiencias de los activistas con la población cubana, para establecer una nueva relación entre la oposición y el pueblo cubano.

Se impone entonces una reorientación de los esfuerzos, un marco de la dinámica opositora, tal y como apunta el activista de UNPACU, Rafael Puentes, arrestado y después liberado tras repartir todas sus octavillas en la ciudad de Guantánamo. Ninguna le pudo ser ocupada. Por ahí transita también el “artivismo” de que habla Tania Brugera en su entrevista, orientado a impactar la conciencia del llamado cubano de a pie, para que eche a andar.

El mundo entero aprueba y celebra el restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, y por otra parte, nos guste o no, es un hecho consumado. La gran disyuntiva a que nos enfrentamos ahora es cómo sacar mejor partido de esta nueva relación, y articula una identidad  de oposición que cambie las reglas del juego. Como bien dijo en su momento Heberto Padilla en su magistral poema “Fuera del Juego”:

¡Al poeta, despídanlo!

Ese no tiene aquí nada que hacer.
No entra en el juego.
No se entusiasma.
No pone en claro su mensaje.
No repara siquiera en los milagros.
Se pasa el día entero cavilando.
Encuentra siempre algo que objetar.

 

No se puede apostar a los milagros. Hay que trabajar duro y sostenido, de cara al pueblo.

Read Full Post »

Jinetes sin Cabeza


Las últimas declaraciones de “el último emperador” comunista, Mr. Gorbachov, vestido de Jinete del Apocalipsis anunciando una nueva guerra mundial, poseen una innegable vinculación histórica con la Cuba de hoy. Alguien debería decirle que su ex Coma Andante pasó dos años prediciendo lo mismo y nunca sucedió. Al igual que el Coma, “la Mancha” (Mijail Gorbachov) anda como un pollo sin cabeza, que corre para todos lados sabiendo que no va a llegar a ninguna parte.

Si de vagancias descabezadas se trata, tampoco tiene desperdicio la resolución del parlamento ruso condenando la “anexión de la RDA por la RFA”. Que alguien me explique cómo unos alemanes se “anexan” a otros alemanes, en un verdadero alarde de lenguaje cantinflesco, digno de otro integrante del Salón de la Infamia de la política latinoamericana, el ex Presidente de Venezuela Carlos Andrés Pérez y su célebre expresión “autosuicidio”. Chávez y Maduro no surgieron de la nada, que como bien sabemos, nada inspira. Parece que la moringa, y otras hierbas aromáticas, crecen a plenitud en los pasillos del Kremlin, el Palacio de Convenciones, o el Jardín de Miraflores.

El tiempo coloca todo, en su lugar apropiado, en su justa medida. Pu Yi, el último emperador de China, terminó sus días de jardinero gracias al comunismo y Gorbi, a sus 83 años emula con su congénere Raulie (el apelativo cariñoso es un aporte mío), de 84, que pide a gritos en Costa Rica paz entre Estados Unidos y Cuba, aunque nunca ha existido una declaración de guerra entre ambos países. Ambos deberían considerar una carrera en jardinería, junto con Don Castrone en su últimas escenas. Ninguno parece tener la cabeza sobre los hombros, ni los pies sobre la tierra. Al menos este planeta Tierra. Que se vayan todos pá la Moringa.

El apocalipsis está sucediendo ahora mismo, en plena marcha, protagonizado por los cubanos que siguen buscando marcharse a toda costa, lo que demuestra que en la concreta, a nivel de pueblo, casi nadie cree en la futura prosperidad que vendrá de las nuevas relaciones Cuba-USA. Un reportaje de USA Today, realizado en los barrios marginales de La Habana, concluye que la principal preocupación de la gente de pueblo, en este momento, es que no se elimine la Ley de Ajuste Cubano.

Detalle que corrobora el inspector de la policía de las Islas Caimán Ian Yearwood, quien tras entrevistar a 75 cubanos que llegaron a ese territorio durante la semana pasada, encontró que “hay un gran temor de que se eliminará esa ley”. Si se añaden las cifras de la Aduana de Estados Unidos sobre el incremento de un ¡60%! de las llegadas de cubanos, la cuenta no es nada complicada. Cuando se abandona la superficie y se llega al fondo de la cuestión, la preocupación es sólo una: Ley de Ajuste Cubano.

Pero la Ley no es causa, sino efecto de una situación imperante en Cuba, que no puede ser resuelta con medidas superficiales como el libre flujo de turistas norteamericanos que busca el proyecto de ley presentado por los congresistas que recientemente viajaron a Cuba, ni el perdón de la deuda por parte de China, ni la absurda ley de cine, ni la repentina unificación monetaria, que tiene el tremendo potencial de crear un cisma económico de grandes proporciones en la sociedad cubana, al proyectar el poder real de compra de la población cubana, que es simplemente miserable. Otro Jinete que viene cabalgando, y la película continúa.

La única solución real, de fondo, tiene que ser estructural, si se quiere beneficiar al pueblo cubano y no a la cúpula gobernante, pasa por un cambio de sistema. Si no, que le pregunten a los ex ciudadanos de la RDA, que supuestamente era la “vitrina” económica del bloque comunista. Un país gobernado por ancianos intolerantes y delirantes, bajo un sistema dominado por la represión al libre pensamiento, es incapaz de generar desarrollo de ninguna forma. Apocalipsis ahora.

Read Full Post »


Relación de causa y efecto puramente coyuntural, pero esencialmente realista, las declaraciones del Hermanastro en Jefe en la Cumbre de CELAC y las de Jorge Castañeda en la presentación de su libro “Amarres Perros”. Con su diatriba fundamentalista, el Hermanastro en Jefe ratificó en tiempo y espacio lo afirmado por el ex canciller de México, cuyo libro por cierto lleva un título que encaja de maravillas a la actual realidad cubano. El famoso “deshielo” entre Cuba y Estados Unidos no pasará del refrigerador (lo simbólico) al menos en la era raulista.

Si hay una característica constante en el castrismo es su discurso agresivo y confrontacional, su manera de ejercer la política y la diplomacia. Si hasta ahora le ha dado resultados ¿por qué cambiarla? Podrán abundar ahora como siempre las interpretaciones de académicos y cubanólogos (esa extraña especie) de querer decir que Raúl no quiso decir lo que dijo cuando lo dijo, todo un trabalenguas de wishful thinking, pero la realidad siempre supera la más fértil de las imaginaciones.

Como reza un axioma científico, la observación de los hechos es la mejor manera de aproximarse a la verdad. Las relaciones ya están restablecidas, es un hecho consumado, y el régimen va a por más. Eleva el techo de sus demandas hasta lo imposible, para conseguir lo posible. Técnicas de negociación que muy bien podrían ser aprendidas en Wall Street.

La petición raulista es calzada por el proyecto de ley de la congresista Betty Mc Collum para eliminar Radio y Tv Marti, y otro canciller, el del Vaticano, relanza el señuelo del Papa Francisco, artífice del arreglo, viajando a Cuba para consagrarlo. “Here I am Baby, signed, sealed, delivered, I’m yours”, canta Francisco peor que Stevie Wonder no porque no puede entonar, sino porque no hay peor ciego, que el que no quiere ver. Para rematar, su canciller Bertone afirma que el viaje papal sería la confirmación de la frase “todos somos americanos”, yumas. Artefactos anticuados, dice la congresista de Radio y Tv Martí, pero sí funcionan, ¿por qué cambiarlos? Más viejos son Mc Collum y el propio Raúl Castro

Y que sigan llegando los yumas. Por tren a las 3:10 ó a cualquier hora, por cualquier vía. Canadá sigue siendo el primer proveedor de turistas a Cuba y como sabemos, hace tiempo que los “nativos” de la Isla le llaman “yumas” no sólo a los estadounidenses, sino a cualquier extranjero. La cuestión es que sea “de afuera”, por lo que Meliá se prepara para la posible avalancha construyendo su hotel más grande en el mundo. Meyer Lanski te lo prometió, y Raúl te lo cumplió.

Mientras tanto, el régimen no necesita preparación para sus menesteres, puesto que cuenta con su propia hoja de ruta: represión y control contra los activistas que intentaron homenajear a José Martí, puesto que la calle, y la identidad nacional, tienen que seguir siendo propiedad de la “revolución”. Condena contra el rapero Mikael Oksobo para evitar los mensajes a audiencias amplias dentro de la Isla. La dictadura sí entiende el concepto de poder en números y no está dispuesta a cederlo, ni a Estados Unidos ni la oposición interna. No hay ná pa nadie. El deshielo no pasa del refrigerador.

Read Full Post »


Raúl Castro es el primer mandatario en arribar a la Cumbre del CELAC en Costa Rica. El General Presidente no pierde tiempo en aprovechar su momento mediático, en este caso mucho mayor que el de la próxima Cumbre de Las Américas, puesto que en Costa Rica no estará Barack Obama. El Hermanastro en Jefe tendrá garantizado un “one man show”, donde vender su etiqueta de neocastrista seudoreformado, justo en el lugar donde hace 55 años el castrismo fue expulsado de la OEA.

Al saco del olvido fueron a parar las recriminaciones de Bohemia con su artículo donde hablaba de “traición diplomática” y, en un alarde de kitsch político, hacía alusión a la fábula del tiburón (EE UU) y las sardinas (países americanos) que votaron a favor de sacar al régimen de la OEA. El Ministerio de Colonias Yanqui, como calificaba despectivamente el ex canciller Raúl Roa y la propia Bohemia a Cuba, es ahora tan grande que puede incluir a Cuba. Apriétense un poquito que hay espacio en la lata para una nueva sardina.

Las culpas del pasado se desechan en un saco no roto, sino lleno, de dólares y tarjetas de crédito, que ya tenemos American Express, “goza ahora que yo te cojo después”. Tal vez este debiera ser el slogan de la disidencia al Raulismo, si se pone las pilas y pasa de la cultura de la denuncia a la cultura del activismo, más allá de las reuniones fuera del territorio nacional.

Otro evento, otro cónclave, otro análisis, otro documento, y otro nombre, el de la Convención por una Cuba Libre, en Miami. La hora de Cuba se conformará cuando se pase de las formulaciones teóricas a las acciones concretas, sean cuales sean. Todas las reuniones son válidas, pero la clave está en hacerlas efectivas con una presencia visible a inobjetable en el teatro de operaciones, que es Cuba.

Mientras los activistas se proyectan hacia afuera, los capitales, que sí conocen donde está su mercado se proyectan hacia el interior de la Isla. Mastercard, American Express, béisbol de las grandes ligas, cerveza Moritz, Thai Binh a vender pañales y detergentes en el Mariel. Cerveza española, pañales vietnamitas, peloteros a crédito. Lo cierto es que estos cambios sí son concretos y visibles ante la población cubana, con marcas y productos visibles y reconocidos.

¿Cuál es la marca (branding) de la oposición? ¿Cuál es su símbolo (s)? ¿Qué productos ofrece? Aunque muchos no lo crean, los procesos de cambio social  requieren de muchas de las técnicas del mercadeo, que en este caso es político. La identidad de la oposición ahora mismo está marcada por un bagaje teórico intelectual que resulta inaccesible y no atrayente para el cubano de a pie.

La batalla es por ese cubano, ahíto de discursos y hambriento de soluciones realistas. El régimen vende la idea de un nuevo orden basado en conformar el carácter social de la población por la posibilidad de disfrutar en algún momento, de marcas extranjeras, “de afuera”. Escapar, ya sea obteniendo una ciudadanía extranjera como bien señala Víctor Manuel Domínguez en un excelente artículo en Cubanet, o tomándose un lague catalán. La trivialización de la libertad.

Como bien apuntó Emilio Estefan en el concurso Miss Universo, el cambio no consiste en un certamen de belleza.

Read Full Post »

Cosa Nostra


Ya no sólo Maradroga recibe cartas del Coma Andante, la cosa pica y se extiende a la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC). Por supuesto que todo el mundo sabe que el Coma sí tiene quien le escriba, alguien que escribe sus “riflexiones” para que alguien piense que aún, si está vivo, por lo menos hace algo. Algo así como el Cid Campeador, que después de muerto lo montaron en un caballo para asustar a los negros. Perdón, quise decir a los moros.

Lo que sí resulta significativo es que la carta del Coma va dirigida a la UJC, una organización que está cada vez más afectada por un “decrecimiento sostenido”, y que representa el sector más significativo de la población cubana, o al menos la juventud del Partido comunista. Esto indica una preocupación del régimen por el futuro del Partido, por un posible surgimiento de fisuras dentro de sus filas.

No por gusto esto sucede después de darse a conocer la noticia sobre la SNET, la red de computadoras que conecta a más de 9,000 personas en Cuba, fundamentalmente jóvenes, al margen del gobierno. En política no existen casualidades sino coincidencias, eventos que inciden, o al menos que tratan de incidir, al mismo tiempo sobre los mismos sujetos.

Hablando de incidencias, el régimen utiliza la imagen del Coma como la del famoso Manneken Pis de Bélgica, que según una de las tantas leyendas sobre su origen representa la imagen de  Julianske, un niño que orinó sobre la mecha de una bomba puesta por las tropas enemigas para volar las murallas de Bruselas. El Comianske está tan decrépito que encaja en la imagen de un niño y después de todo, lo que queda de él también es parte de una leyenda, con varias versiones y sin que nadie sepa dónde está la verdad.

Y nadie sabe dónde está la verdad en tema de las negociaciones Cuba-Estados Unidos, con Josefina Vidal, diciendo que “los cambios en Cuba no son negociables”. ¿Cuáles son esos cambios? No olvidar que el marco de referencia para el régimen sigue siendo el mandamiento “Dentro de la revolución todo, contra la revolución nada”, que no es más que un remedo de la famosa frase de Salvatore Maranzano en otras negociaciones, las que pusieron fin a la guerra Castellammarese entre las 5 familias de Nueva York, cuando dijo: “nuestros asuntos son Cosa Nostra”.

Lo que se está tratando de hacer el régimen, como bien describe Iván García en un excelente artículo en el portal martinoticias.com, es relegar a la disidencia en tierra de nadie, en parte por su propio accionar y en parte cerrando su margen de operación a los parámetros establecidos por el régimen. Como en los tiempos de España, los negros al margen, los asuntos son cosa de familia. Aquí no hay cinco, sino una sola.

Read Full Post »

Older Posts »