Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 julio 2012


Una de mis canciones de amor favoritas. Fue escrita en 1970 por Eric Clapton para Patty Boyd, en ese momento la esposa de George Harrison, uno de sus mejores amigos. Clapton dice que estaba tan locamente enamorado de Patty, que fue lo que hizo que la canción saliera con ese ritmo desesperado y trepidante que se convirtió en su sello distintivo .

La canción fue grabada por Derek and the Dominos, un grupo formado por Clapton tras su salida de Cream. Está también inspirada en un poema que Clapton leyó, “La historia de Layla y Manjun”, escrito por un poeta Persa llamado Nezami. El poema cuenta la historia de una princesa cuyo padre arregló su matrimonio con alguien a quien ella no amaba, puesto que ella estaba locamente enamorada de otra persona, quien enloquece a consecuencia de ello. Manjun en idioma persa significa “loco”.

La canción se compone esencialmente de dos partes, la primera mitad como un grito de desesperación y la segunda un instrumental de piano y guitarra como el lamento de alguien simplemente exhausto de luchar por un amor imposible . La energía de ambas partes es realmente impresionante.

Como resultado de este “affair”, Harrison y Clapton no se hablaron por casi 20 años. La canción ocupa el lugar 27 en la lista de las 500 mejores canciones de todos los tiempos de la revista Rolling Stone, y el lugar 16 en la lista de las 100 canciones más grandes de rock and roll de VH1.

Read Full Post »


Esta canción me acompañó durante momentos bien difíciles en Cuba, cuando mi destino parecía incierto tras ser sancionado en la Universidad de La Habana por ” emitir comentarios críticos a la política de la Revolución”.

En aquel entonces tenía un significado especial para mí, porque, a pesar de estar excluido de trabajar como profesional debido a mis ideas políticas, al mismo tiempo gozaba de la libertad de estar fuera del juego de la doble moral y la simulación que casi todo el mundo estaba jugando por mantener un empleo o simplemente “no ensuciarse”. Al igual que el protagonista de la canción, yo estaba “watching the wheels go round and round” (contemplando las ruedas dando vueltas y vueltas) y también ya no estaba montando en el carrousel (“no longer riding on the merry go round”).

Para acentuar aún más las similitudes, y hacer la canción incluso más atractiva para mí, una grancantidad de gente también me decía que estaba loco, y asimismo me daban todo tipo de consejos dirigidos a iluminarme (“all kind of advices “designed to enlighten me””.

Por eso esta canción es como un himno personal para mí, y además una especie de autorretrato. De cierta manera, todavía estoy contemplando las ruedas, fuera del juego y lo evidente. Al igual que Lennon, tuve que dejarlo ir. I just had to let it go.

http://www.youtube.com/watch?v=qp9dc9im3-M

Read Full Post »

Cancion del día


Pura poesía psicodélica. ¿Quién si no el Jimmy?

http://www.youtube.com/watch?v=M7alzhFMVqE

¿Recordará alguna vez el viento los nombres que ha soplado en el pasado?

Read Full Post »


Todo ser humano encierra dentro de sí una proposición abierta, como un camino que se vislumbra en lontananza. Muy a pesar de todos nuestros afanes la vida es así, un proyecto dotado con la magia de la reformulación infinita.Lo estático, lo permanente, no es más que una justificación ilusoria, puesto que el único sentido que posee cada existencia es precisamente esta capacidad de mutación perpetua, lo que distingue a la especie humana de las otras especies vivientes, cuyo tránsito existencial está de hecho predeterminado por circunstancias prefijadas por la naturaleza y, por ende, fuera de su propio alcance.En virtud de su libre albedrío, el ser humano posee la capacidad, a diferencia de los animales y las plantas, de fijar sus propios derroteros e incluso, en virtud de imprevistos o decisiones propias, cambiarlos a su propia conveniencia.

Aunque por desgracia muchos ni siquera perciben o entienden esta realidad, ésa es la verdadera esencia del poder, y nada tiene que ver con ejércitos, dinero o religiones. Lo que hacen en realidad estos cuerpos o instituciones, esencialmente represivos  por su propia naturaleza de aglutinar individuales en torno a una idea central, es conformar esta capacidad humana en torno a sus propios intereses, formulados en torno a teorías que paradójicamente, anulan la propia raíz definitoria del homo sapiens que supuestamente dicen proteger o subliminar. Para ser más exactos, la propia idea de la salvación más allá de la naturaleza y la voluntad del hombre implica por definición una negación de la libertad humana. Nadie puede ser salvado por medio de la subordinación.

Perdonando el teque, si es posible hacerlo, estas elucubraciones surgen del encuentro con un poeta, una mujer hermosa y una botella de vino. A pesar de la combinación ecléctica, no pudimos llegar al corazón de nuestras propias vidas y como resultado, de todo aquello sólo ha quedado el recuerdo de un beso, un abrazo, y mi decisión de regresar una vez más al interior de mí mismo. Valga por una noche de asueto, en medio del polvo y de la guerra. Gracias a Mirdot López y Caridad Montenegro, sigo siendo el mismo soñador de siempre, en busca de las mágicas conexiones que sostienen este extraño mundo. Al final de cuentas, la travesía siempre conduce al punto de partida: el yo interno.

En resumen, la existencia humana no es más que eso, un eterno viaje hacia un destino preconcebido al cual si arribamos, se pierde la razón misma de la travesía. Precisamente por este motivo, vivir no es más que la eterna búsqueda de lo inalcanzable.

Por ellos somos nosotros los verdaderos Dioses, por eso nuestro poder es siempre infinito

Read Full Post »

Epitafio


Yo fui muchacho alguna vez

Disfruté de esos placeres mundanos

que nos regala la vida

Un poco a regañadientes o quizás a hurtadillas

tal y como corresponde acercarse a lo prohibido.

Con temor a lo divino y sin mojar los pies

en las aguas del diablo

anduve entre parajes de sal y sombra.

He sido yo, razón de carne imperfecta

un poco yo mismo y mucho de lo que otros han querido

Sólo pido al despedirme, tranquilo pero siempre de paso,

habitar en el recuerdo de algún viejo pecado

Read Full Post »