Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘especie humana’


Todo ser humano encierra dentro de sí una proposición abierta, como un camino que se vislumbra en lontananza. Muy a pesar de todos nuestros afanes la vida es así, un proyecto dotado con la magia de la reformulación infinita.Lo estático, lo permanente, no es más que una justificación ilusoria, puesto que el único sentido que posee cada existencia es precisamente esta capacidad de mutación perpetua, lo que distingue a la especie humana de las otras especies vivientes, cuyo tránsito existencial está de hecho predeterminado por circunstancias prefijadas por la naturaleza y, por ende, fuera de su propio alcance.En virtud de su libre albedrío, el ser humano posee la capacidad, a diferencia de los animales y las plantas, de fijar sus propios derroteros e incluso, en virtud de imprevistos o decisiones propias, cambiarlos a su propia conveniencia.

Aunque por desgracia muchos ni siquera perciben o entienden esta realidad, ésa es la verdadera esencia del poder, y nada tiene que ver con ejércitos, dinero o religiones. Lo que hacen en realidad estos cuerpos o instituciones, esencialmente represivos  por su propia naturaleza de aglutinar individuales en torno a una idea central, es conformar esta capacidad humana en torno a sus propios intereses, formulados en torno a teorías que paradójicamente, anulan la propia raíz definitoria del homo sapiens que supuestamente dicen proteger o subliminar. Para ser más exactos, la propia idea de la salvación más allá de la naturaleza y la voluntad del hombre implica por definición una negación de la libertad humana. Nadie puede ser salvado por medio de la subordinación.

Perdonando el teque, si es posible hacerlo, estas elucubraciones surgen del encuentro con un poeta, una mujer hermosa y una botella de vino. A pesar de la combinación ecléctica, no pudimos llegar al corazón de nuestras propias vidas y como resultado, de todo aquello sólo ha quedado el recuerdo de un beso, un abrazo, y mi decisión de regresar una vez más al interior de mí mismo. Valga por una noche de asueto, en medio del polvo y de la guerra. Gracias a Mirdot López y Caridad Montenegro, sigo siendo el mismo soñador de siempre, en busca de las mágicas conexiones que sostienen este extraño mundo. Al final de cuentas, la travesía siempre conduce al punto de partida: el yo interno.

En resumen, la existencia humana no es más que eso, un eterno viaje hacia un destino preconcebido al cual si arribamos, se pierde la razón misma de la travesía. Precisamente por este motivo, vivir no es más que la eterna búsqueda de lo inalcanzable.

Por ellos somos nosotros los verdaderos Dioses, por eso nuestro poder es siempre infinito

Anuncios

Read Full Post »